¿Qué es el email deliverabilty? Diez consejos para cuidar tus cuentas de email

El deliverability de los emails es uno de los principales obstáculos que todo profesional en Email Marketing afronta cada envío. Se trata de la habilidad del email de llegar a la bandeja de entrada del contacto al que se le envía. La entregabilidad hace referencia a cuando el email llega al inbox del contacto, y no se desvía a la bandeja de Promociones o Spam. ¿Cuál sería tu reto a la hora de enviar un correo a tu base de datos? Que este llegue al Inbox y no acabe en las bandejas de Promociones o Spam.

Para ello, el email debe ser aceptado por los ISPs, los Internet Service Provider, (a los que también me referiré como ESP, de Email Service Provider) que filtran los emails que acaban en inbox o en las otras bandejas.

Cómo medir tu deliverabilty

Pese a que el concepto de deliverabilty está muy claro, es imprescindible asociarlo a una métrica que nos permita medir su éxito. ¿Cómo podemos medirlo? Una de las métricas más fiables es la Open Rate de tu email. En ella, puedes ver la acogida que tu email ha tenido entre tus lectores. Aunque se asocie a otros factores, como la segmentación o el propio mensaje, tener una OR más baja que de normal es achacable a que el email no haya terminado en bandejas de Inbox.

También se ha vinculado la Bounce Rate con el deliverability, pero nos deja un dato incompleto. El Bounce Rate marca los emails que no se han recibido, y suele estar en torno al 2%. Si superas el 2%, es una métrica preocupante. Como el deliverability se centra en los emails que acaban en la bandeja de entrada, no se puede medir con la tasa de rebote, que mira si el email se ha entregado o no, independientemente de en qué bandeja.

10 Consejos para trabajar el Email Deliverability

Trabaja el éxito de tu IP

Para que los ISP no detecten tu email como spam, es importante que tu IP tenga una buena reputación. Una buena forma de conseguir pasar estos filtros es mandando el email a los segmentos que sí interactúan con tus emails, y de ahí, ir ampliando la segmentación en pequeñas tandas de envíos. De esta forma, el ISP detectará tu mensaje como entregable y acabará dejándolo en Inbox.

Consigue senders con reputación

La reputación de los senders es imprescindible para el éxito de tu campaña. Para que un sender tenga una buena reputación, es importante que haya tenido buenas aperturas en los últimos envíos. Eso significa que los ISP tienen marcado al sender como una cuenta que envía contenido bien acogido por los lectores. Si tu email lleva una serie de envíos con aperturas bajas, los ESP pueden cogerlo como una cuenta que manda contenido de poco interés y spam, y mandarlo a las bandejas de promociones.

El score de tu sender marca la reputación de este. Si tu dominio tiene más de un sender, puedes jugar a combinarlos dependiendo de la reputación que tengan en cada momento. Si quieres ver el score sender, puedes comprobarlo en SenderScore, donde te darán la puntuación de tu sender de 0 a 100.

Establece un double opt-in

Muchas empresas optan por hacer un proceso de opt-in simple, un método rápido para asegurar la suscripción, que sin embargo no asegura 100% la confirmación de que el lead quiere recibir emails, con una autorización explícita desde la cuenta de email. El double opt-in, pese a ser más largo, asegura este consentimiento, algo que lleva a reducir los spam complaints, una queja que daña la reputación de tu IP.

Ten un calendario de envíos regular

Tener una actividad regular de envíos ayuda al Sender Score de tus cuentas de email. Ya no es sólo por tu organización, y por la fidelización de tu audiencia: un calendario estandarizado y regular también ayuda a tener una mejor entregabilidad. Una razón más para establecerlo, ¿no?

Además de tener un calendario fijo, intenta no sobrecargar de envíos a tu base. Mandar muchos emails en poco margen de tiempo puede quemar a tu base y aumentar tu churn rate.

Limpia tu base de datos de forma cíclica

Es probable que en tu base de datos se hayan colado emails falsos, mal registrados y cuentas que no te han abierto un email en años. Esto acaba afectando en tu Bounce Rate, generando un alto Hard Bounce y dañando la reputación de tu IP. Trata de actualizar tu lista de emails, creando procesos y automatizando reglas para segmentar estos contactos y no incluirlos en tus envíos.

Envía a segmentaciones “seguras”

Para cuidar la reputación de tu IP, un mecanismo muy fácil es el de enviar los emails a segmentaciones que sean seguras. Filtrar por el lead scoring o hacer filtros a los leads más activos aseguran que el email se vaya a entregar a un público que generalmente abre los emails. Para conseguirlo, necesitas haber definido los patrones de actividad en tu herramienta de Marketing Automation: reglas para activar abridores o clickers en emails, y períodos de tiempo donde considerar un lead activo o no.

Una forma de trabajar con segmentaciones seguras es primero enviar tu email a una segmentación activa, y si la respuesta es buena, seguir ampliando la segmentación para que el email llegue a cuánta más base mejor.

Haz una revisión de tus blacklists y de los blocks

Al igual que te recomiendo hacer una limpieza cíclica de tu base, también es importante que tengas una revisión de las blacklists. Las blacklists son listas con las IPs que han registrado un número alto de spam reports. Trata de asegurarte de que tu IP nunca llega a esas listas, y si en algún momento llega, trata de enfriar tus envíos hasta salir de ahí.

Trabaja los leads inactivos

Anteriormente te he recomendado el segmentar campañas primero asegurando que el mensaje llega a segmentos más receptivos. Esa parte tiene un riesgo a la hora de que sólo comuniques a una base concreta, por lo que es obligatorio trabajar a la base más inactiva. Trabaja con Workflows y procesos de Automatización para recuperar a los leads más inactivos y hacer que estos entren en tus envíos frecuentes. Una acción importantísima por dos motivos: para determinar qué emails inactivos se pueden recuperar y cuáles no -y de ahí, limpiar tu base- y para conseguir aumentar el porcentaje de leads activos.

Envía contenido relevante

Tienes los datos de qué contenido gusta a tus suscriptores, y qué contenido no gusta. Cuando distribuyes contenido que gusta, será más fácil conseguir buenas aperturas y que estas mejoren tu reputación. Al final, satisfacer a tus afiliados también forma parte de esto.

Evita las spam words

¡Ojo! No es sólo que comunicas, sino cómo lo haces. Las spam words son palabras detectadas como spam por los ESP que acaban mandando tu email a la bandeja de spam. ¿Qué tipo de palabras o términos suelen marcarse como spam? El uso excesivo de mayúsculas, de signos de puntuación y/o exclamación, los símbolos de dinero, palabras como gratis, descuentos, premios o términos relacionados con el sexo o los medicamentos son los más propensos a ser “capados” por los ESP. El reto a la hora de crear tu email: saber llamar la atención sin recurrir a estos términos. Si quieres información actualizada sobre qué palabras están marcadas como Spam, te recomiendo que le eches un vistazo a la Guía Actualizada de Hubspot.

Estas son las claves para trabajar la entregabilidad de tus cuentas de email. Un trabajo que necesita de conocer bien a tu base, dominar las métricas de tus emails y donde deberás estar actualizando tus datos para tomar las mejores decisiones a la hora de enviar tus emails. ¿Qué te ha parecido el artículo? Si te ha gustado, no dudes en compartirlo en tus Redes Sociales.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s